Cataratas del Iguazú sin turistas por el coronavirus

Sin agua por una sequía histórica

La falta de lluvias en la región y el cierre de represas del lado brasileño generó la disminución del caudal de agua en las Cataratas del Iguazú​, que provocó una bajante histórica para esta atracción turística, ubicada en la provincia de Misiones.

“Pronto lloverá y todo se normalizará, hemos visto que desde el lunes están previstas precipitaciones es en la zona a Curitiba y esto nos da la esperanza que continúe el aumento en el caudal”, aseguró Leopoldo Lucas, presidente del Ente Municipal Iguazú Turismo.

La bajada del río complica las exportaciones, ya afectadas por la caída de la actividad a causa de la pandemia del coronavirus, porque los buques debieron reducir su carga máxima para evitar varaduras en su navegación rumbo al océano Atlántico.

Cataratas del Iguazú sin turistas por el coronavirus

Buenos Aires [EFE]. Las bajadas extraordinarias que se registran en los ríos Iguazú y Paraná, en el noreste y el este de Argentina, por la falta de lluvias afectan las exportaciones del principal complejo agroindustrial y dejaron a las cataratas del Iguazú casi sin agua.

 

Video:

>

La altura del río Paraná en el puerto de Rosario, en la provincia de Santa Fe, llegó este jueves a 1,06 metros en los registros de la Prefectura Naval Argentina, a muy poco de perforar la marca de un metro que no se quiebra desde hace más de 30 años, según precisó la Bolsa de Comercio de Rosario.

Las terminales portuarias al norte y al sur de Rosario, unos 300 kilómetros al norte de la ciudad de Buenos Aires, representan el principal polo agroexportador del país, por donde salen al mundo granos, cereales y sus subproductos.

Cataratas del Iguazú sin turistas por el coronavirus

Según los pronósticos del Instituto Nacional del Agua (INA), no se prevén lluvias importantes en la región y la altura del río Paraná en Rosario podría bajar a 0,97 metros para el 14 de abril y a 0,85 metros una semana después, lo que dificultaría aún más la navegación de los buques mercantes.

 

 

La bajada del río complica las exportaciones, ya afectadas por la caída de la actividad a causa de la pandemia del coronavirus, porque los buques debieron reducir su carga máxima para evitar varaduras en su navegación rumbo al océano Atlántico.

Además, genera una demora de hasta dos semanas en la llegada de barcazas cargadas con soja desde Paraguay, entre otras complicaciones que numera la Bolsa de Comercio de Rosario..

En la provincia de Misiones, en el extremo noreste de Argentina, la situación hídrica también se agravó en las últimas semanas al punto de que las cataratas del Iguazú, en la frontera con Brasil, muestran apenas unos hilos de agua, muy lejos del estruendoso caudal que las convirtió desde hace décadas en una de las principales atracciones turísticas del país.

De todas formas, el Parque Nacional Iguazú donde se encuentran las cataratas y los circuitos por la selva misionera se encuentra cerrado al público por las medidas adoptadas por el Gobierno argentino para limitar la transmisión de la pandemia de coronavirus.

En la cercana ciudad de Puerto Iguazú confluyen los ríos Iguazú y Paraná, en la denominada triple frontera con Brasil y Paraguay y allí esta semana la altura del agua se ubicó en unos 6,00 metros, con mínimos de hasta 4,50 metros, más de ocho metros por debajo del promedio mensual desde 1995.

De acuerdo al INA, esta situación no se registraba desde diciembre de 1988.

Fuente : El Comercio

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *